Piñera sube apoyo a 51% y 74% cree que aún hay temas pendientes con Bolivia

Fuente: La Tercera, Chile
Autor: Sebastián Minay

Tras fallo de La Haya, Cadem arrojó alza de tres puntos en respaldo al gobernante. El 70% cree que La Paz no acatará el dictamen.

“Son 3 puntos más que la semana pasada y 9 puntos de recuperación en tres semanas; Piñera puede proyectarse a terminar por sobre el 50% a fin de año. Con estos números él deja atrás un inicio de mes complejo: es un regalo de La Haya. Pero no se compara con lo que pasó con los mineros”, advierte Roberto Izikson ante las “buenas noticias” (dice el gerente de Asuntos Públicos de Cadem) que la última encuesta le trae al Mandatario tras el fallo triunfal sobre La Paz.

La medición (con un margen de error de +/-3,7%) dejó al Presidente en un 51% de apoyo y un 34% de rechazo. Un alza menor a la que vivió tras el rescate de los mineros en 2010: “Es mejor así para el gobierno, porque lo de los mineros creó una sensación que no fue tal, infló mucho, y después vino una caída muy brusca: estuvo en un 73% y llegó a caer hasta el 20%”.

Según Izikson, “una de las razones de por qué Piñera no se dispara es porque la opinión pública entiende que fue un esfuerzo de sus dos gobiernos de él y del segundo de la presidenta Bachelet, donde hay agentes, abogados”.

Ahí otro de los ganadores fue el excanciller Heraldo Muñoz, quien en el sondeo sacó mejor nota (5,8) que el gobernante (5,4) y que el actual canciller Roberto Ampuero (5,5).

“Esto lo posiciona como la principal carta de la NM, que no tiene más candidatos. Tiene una oportunidad de perfilarse como líder del bloque, aunque todo está muy verde”, advierte.

Evo: mala imagen

Pese a lo lapidario del fallo, el 74% cree que “aún hay temas pendientes” con Bolivia (ver gráficos) y solo el 22% piensa que “se acabaron”. Apenas el 4% se abstiene en esta pregunta.

Una mayoría similar (70%) sostiene que La Paz “no acatará el fallo” y el 24% que sí lo hará.

Con estos números, los menos (12%) se inclinan porque las relaciones bilaterales “mejorarán”. Unos más (31%) auguran que “empeorarán”. Y los más (54%) piensan que “se mantendrán iguales”. Acá la abstención fue de un 3%.

Sí hay respaldo al diálogo. El 73% apoya que Chile promueva que se restablezcan las relaciones con Bolivia, mientras que el 20% está en desacuerdo con esa idea y un 4% se declara neutral.

Pero -y acá los guarismos acusan- la piedra de tope es la percepción que hay sobre el Presidente boliviano. El 82% tiene una imagen “negativa o muy negativa” de él, contra apenas un 9% que la tiene “positiva o muy positiva” y un 5% que no opta por ninguno de ambos calificativos.

Además, el 93% de los sondeados cree que Evo Morales “usa el conflicto para mejorar su imagen dentro de Bolivia; el 87%, que “es agresivo en sus dichos”, y el 74% que “ha tenido una política de hostilidad hacia Chile”.

¿Y el Pacto de Bogotá? El 74% está por “mantenerse” y el 19% por “retirarse”.

Ante este cuadro y la interrogante de qué debe hacer Chile ante la demanda marítima paceña, el 39% está por darles más facilidades comerciales en los puertos chilenos”, pero el mismo porcentaje se inclina por “no darles nada”, mientras que el 13% por “darles salida al mar sin soberanía”, y el 5% “con soberanía”.

Según Izikson, “se ve un cambio de ánimo, pero hay desconfianza en Evo Morales. Si se encuentran espacios de diálogo, la opinión pública estará de acuerdo”.

Piñera, dice, “en algún punto tiene que retomar la agenda con Bolivia, tiene la oportunidad”.